top of page
Buscar
  • Antonio Roca Alés

Reflexiones sobre el Jack Russell Terrier


A veces me pregunto si la búsqueda de la perfección no conduce a la infelicidad, como si un precioso bosque no te dejara ver la inmensidad del Sol que le da la vida, aquello que buscamos cual si fuera el Santo Grial, nos ciega sin dejarnos ver lo que destruimos en el camino, impidiéndonos disfrutar del momento por la mera razón de hacerlo. Este pensamiento que entiendo es

a todos los ámbitos de la vida, como no lo iba a ser al caso concreto de esta inigualable raza, es por eso que inconscientemente estamos abocados a con nuestras “buenas intenciones” dejar sin significado a un animal maravilloso y por ello conducirlo hasta su destrucción por no comprenderlo como un todo, vale todo en pos de la belleza, de las proporciones perfectas y en resumidas cuentas de nuestro Vellocino de oro particular. Cuanto más sabemos de los Jack Russell Terrier, mayor es la inconsciencia de nuestros actos, que si las orejas, que si los aplomos, que si el color de su manto, que si en vez de un parche, nos gusta más con dos. Me sumo con un mea culpa. Todo ello a de ser como dicta el estándar, coartándonos el pleno disfrute de un soberbio animal forjado en innumerables cruces con criterio a lo largo de generaciones. Sin duda importante, pero no transcendental, el estándar no es más que una guía de cualidades físicas para conseguir un fin y ese fin no es más que la utilidad para la que fue creada esa determinada raza, en ningún caso debe servir de coartada para pervertir la idiosincrasia innata del animal, al considerar al estándar, un dogma de fe. Al parecer muy poca gente da importancia, si en definitiva ese que llena nuestros vacíos consecuencia de su tremenda inteligencia, su inquebrantable lealtad o su valentía sin límites, se comporta como uno más de las muchas razas de canes que pueblan nuestro planeta azul o si tal vez lo hace como un verdadero Jack Russell Terrier. Sin duda eso, eso sí es lo verdaderamente cuestionable.


110 visualizaciones0 comentarios
bottom of page